Equidistante se ha vuelto una de las palabras más utilizadas en los estos tiempos que corren, de bandos enfrentados y verdades absolutas

Equidistante es una palabra que no creo que me defina pero que, por desgracia, muchos utilizan para definir a todo aquel que no comulga plenamente sobre sus ideales, sobre todo en debates sobre el mal llamado problema catalán y sobre todo tras la sentencia del procés. Pero para hablar con propiedad vayamos a la RAE a buscar la definición. A partir de ahí, explicaré porqué considero que se usa de manera errónea y al final, no ayuda a sumar más gente a la causa, solo ayuda a ningunear y considerar imbécil a quien no piensa como tú, lo que solo contribuye a alejar posturas cada vez que se nombra.

Según la RAE: “Equidistante: Que equidista. Por lo tanto, toca mirar equidistar: Dicho de dos personas o cosas con relación a otra, o de una persona o cosa con relación a otras: Estar a la misma distancia.”

Pero claro, el uso de equidistante como arma arrojadiza no cae del cielo, viene dado por la tendencia de futbolarizar cualquier conflicto. O eres del Barça o eres del Madrid, si eres del equipo de tu ciudad siempre te harán la pregunta: ya, pero ¿de qué equipo eres? Pues aquí pasa lo mismo, ¿tú de quién eres? Con la diferencia de que la pregunta cambia depende de quién te la hace. Si te lo hace un partidario de la independencia la pregunta sería: ¿eres demócrata o fascista? En cambio, si la pregunta te lo hace uno que aboga por la unidad de España, la pregunta sería: ¿eres constitucionalista o separatista? Imaginaros como se pervierte el lenguaje cuando la misma pregunta cambia tanto entre unos y otros. Pasemos ahora a definir, en que me considero equidistante.

Ilustración: XAVI ISERN en LaMarea.com

En todo este conflicto, pese a que muchos independentistas me quieren encasillar en equidistante y por tonto útil o blandito por parte de los que ponen la unidad de España por encima de todo, con los únicos que soy equidistante es con ambos extremos, esos que solo hablan de las bondades de sus modelos e ideas. Por lo demás me suelo mojar bastante y por eso, durante lo que queda de post, voy a dejar claro en qué temas no me considero nada equidistante.  

El uno de octubre no dio ningún mandato a ningún pueblo, considero que fue una acción y protesta histórica para luchar por el derecho a decidir. No hubo violencia por parte independentista, ni el 1 de octubre ni en la manifestación de la Conselleria, sin embargo, sí que la hubo por parte de la policía, como se ha hecho siempre en este tipo de manifestaciones. Os recuerdo lo que pasaba en Barcelona, en la Plaza Catalunya, en época de 15M e indignados.  

Aquí, con Felip Puig al mando de los Mossos, sin Policia Nacional ni Guardia Civil y contra gente de la calle, sin poder político o poder para degislar.

Presos políticos es una palabra prostituida, que se utiliza según interese. Los que consideran presos políticos aquí, no lo suelen hacer con los de Venezuela y los que se indignan con los de Venezuela, aquí consideran que se cumple la ley. Eso sí, creo que la prisión ni es justa ni es la solución, por no hablar de la locura que me parece la prisión preventiva.

También me parece que se sobreactúa cuando algunos se sorprenden de que el Estado y su justicia haya actuado así, cuando algunos de los que hoy están encerrados por sedición y malversación, han sido testigos importantísimos para encerrar a ocho personas de la manifestación Aturem el Parlament de 2011. Que Turull, que en su día hablaba de esa manifestación como golpe de estado encubierto, que declaró en contra de los manifestantes, que no le gustó la absolución de la sentencia y se recurrió al Tribunal Supremo, donde el mismo juez Marchena los sentenció a tres años de prisión, ahora se sorprenda con su sentencia, lo considero sobreactuación.

Viñeta utilizada para menospreciar a aquel que no quiere unirse a tu causa, pese a no descriptivo con la realidad actual ni lo que representa la postura de lo que ellos llaman equidistante.

Y repito, no creo que la situación de prisión sea justa, de hecho, la sentencia tiene un montón de irregularidades como imputar el control de las escuelas a Dolors Bassa cuando no era responsabilidad de la Conselleria que ella presidia. Considero una locura y una injusticia que los Jordis, dos presidentes de asociaciones independentistas y sin cargo político, estén en la cárcel por los motivos que les imputan, cuando siguen siendo los máximos defensores de la no violencia. Todo esto en cuanto al juicio y sus consecuencias, pasemos al relato.

No entiendo a la gente que aboga por la unidad de España con la represión como única medida, hablar del control de la policía o del 155, me cuesta entender que ayude a solucionar el problema. Además, se sigue tratando a la gente como imbéciles ya que no se plantea un discurso valiente en España, diciéndole a los que no se salen del España una, que esto no va de unidad sino de convivencia.  

Pero tampoco entiendo la manera de actuar independentista. Lo de Mas en su día, fue una jugada electoral perfecta, desvió el foco de los recortes a la independencia, a partir de ahí la toma de malas decisiones se precipitan. Ahora se habla mucho del consenso del 80% de catalanes del derecho a votar, que lo comparto, pero no entiendo por qué no se buscaron esos consensos en 2015, cuando en vez de aprovechar el 56,74 % de votos a favor del derecho a decidir (Junts pel sí, CUP y Catalunya sí que es pot) decidieron darle el timón a la CUP y tener solo el 47,8 % de la sociedad catalana detrás. No entiendo que el 1 de Octubre, que en su día se vendió como algo simbólico para pedir votar al resto del mundo, ahora se venda como “el mandat del poble”. Además, ahora algunos hablan de hacer república, como si Catalunya ya fuera independiente, de hecho, CDR son las siglas de Comité de Defensa de la República. Otros que apretaron con 155 monedas de plata, ahora reniegan de todo eso. Veo bien el paso atrás, pero es contradictorio con según qué discursos de su propio partido o de sus socios de gobierno. ¿Qué mayoría hay detrás ahora mismo del discurso de “fer república”?

Y los dos trenes convencidos en que su opción es la única válida.

Veo ridículo como se aboga a Europa y la comunidad internacional que se posicione sobre el tema catalán, cuando sabemos que miran a otro lado con temas tan importantes como el cambio climático o las muertes en el Mediterráneo. Más ridículo considero que España, como país, amenace a Bélgica dinamitando la separación de poderes con el tema de la euroorden.

Podría estar puntualizando detalles de todo lo que considero que han hecho mal unos y otros, pero creo que deja claro que pese a ser equidistante con ambos extremos, tengo una opinión clara sobre diferentes temas y no creo que me ponga de lado frente a según que injusticias. Pero tampoco me acabo de caer del árbol y creo que todos deberíamos saber de qué va esto.  Me he dejado cosas sobre las que opinar, como lo ocurrido tras la sentencia, pero obviamente no es equiparable el quemar un contenedor con llevar simbología nazi y salir de caza, creo que queda claro o que los vándalos no representan a la mayoría del independentismo, aunque la señora Paluzie diga las tonterías que dice.

Tercer capítulo de Volver, una audioserie de Podium Podcast de cinco capítulos, donde se resume el conflicto en Catalunya con cinco historias

 Me gustaría hablar de mi relato, exponer lo que considero que sería más inteligente para desencallar la situación y pode salir de este laberinto que se está haciendo largo. Además, para una persona como yo, que no me gustan las banderas, me desquicia que no se hable de políticas reales y que lo único que se priorice sean las banderas que ondean. Viene una crisis peor que la anterior y ni se está planteando medidas. Pero esa mirada al futuro la prefiero hacer post elecciones, ya que hasta entonces, nadie va a pensar en ello y, por lo tanto, quedarán en palabras mojadas.

En el post de hoy he podido analizar lo que ha pasado, dejando claro en qué puntos soy equidistante con según que discursos y posicionándome de manera clara sobre lo que considero justo y no justo de lo ocurrido. Además, he podido definir como se está futbolizando un tema tan importante como el que hay sobre la mesa y porqué considero que no es útil extremar las posturas. Y lo siento por no comprar un discurso y tragármelo con patatas, ya sé que muchos, si no se lo compro y no hablo de la Republica Catalana o que deberían encerrarlos a todos de por vida y aplicar el 155, me seguirán llamando equidistante, pero creo que ninguna de las posturas hablan de la realidad ni ayudan a solucionar problemas. Y sí, para estos dos bandos soy equidistante, con los grises que hay entre medio me encuentro bastante más a gusto y los considero más útiles para encontrar algo de luz en este tema. Aquí os dejo mi reflexión, pasadas las elecciones, hablaremos de Mi hoja de ruta para Catalunya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.