Todos contra Greta, exigiendo más a esta cría de dieciséis años que a toda la comunidad internacional que nos han llevado a la situación en la que nos encontramos 

Todos contra Greta, parece que a algunos les molesta lo que dice la famosa niña de trenzas, por lo que en vez de escuchar lo que denuncia se centran en criticar a ella y a sus padres, la educación que está teniendo o hasta sus acciones y decisiones en lo personal.

Greta tras llegar a Lisboa.

Es curioso cómo nos comportamos cuando se nos da una evidencia que no nos gusta escuchar. No solo pasa con el cambio climático, pasa con muchas cosas del día a día. Desde el simple hecho de hacer los deberes, que delegamos la responsabilidad a nuestro perro y su voracidad con el papel, las discusiones en carretera donde los otros siempre hacen las cosas mal, pero cuando te recuerdan una acción irregular que sueles hacer, siempre acabas encontrando una razón de peso para hacerlo. Lo mismo pasa a nivel político, cuando sale un caso de corrupción de un partido X y se le pide responsabilidades, se empieza a recordar los casos del resto de partidos. Y esta manera de actuar, es lo mismo que pasa con el caso de Greta Thunberg.

“Cuando el sabio señala a la luna el necio mira al dedo origen”

No quiero entrar en cómo deben educar los padres de Greta a su hija, no creo que me toque ni creo que sepa lo suficiente, igual que no suelo juzgar la educación que reciben muchos niños y niñas de este país. Además, que es obvio que el problema de Greta no es su educación, les importa una mierda, les molesta el mensaje que da. Como puede ser que se muestre tanta indignación con cada acto de la niña sueca, buscándole las cosquillas y contradicciones, cuando se cambia el prisma completamente en el momento que se habla de Menores no acompañados, donde se les mete a todos en el mismo saco. Les molesta el mensaje y le van a sacar punta a todo lo que haga, su educación es lo de menos. Además, es lo de siempre, cuando se te hace la cruz, da igual lo que hagas porqué te van a criticar igual. El ejemplo, el de la cumbre del clima en Madrid, a la que Greta va a venir el viernes tras 1 mes navegando. Resulta que ha decidido descansar dos días, ordenar noticias e ideas de todo lo que ha pasado este mes y poder llegar a Madrid en condiciones. Estos críticos saltan ahora al cuello a decirle que no está comprometida, que ahora se queda de vacaciones en Lisboa. ¿Tenéis alguna duda que estos mismos, en caso de que hubiera decidido ir directamente a Madrid, hubieran puesto en cuestión si es la mejor manera de actuar tras un mes navegando? Lo dicho, molesta lo que dice y se le ataca por ello.

como va el libro
¡Resérvalo antes de que salga!

Hay dos cosas que no se pueden negar, por un lado que el cambio climático y la acción del hombre van de la mano, por otro, la utilidad de Greta a la hora de hacer visible el problema, ponernos ante un espejo y concienciar a buena parte de las generaciones venideras.

Es triste tener que seguir dando evidencias sobre ello, pero para todo aquel que quiere seguir mirando hacia otro lado, os dejo unos enlaces a dos noticias. Una de Expansión y otra de ABC, diarios no muy anti-capitalistas que digamos. En la de Expansión se habla claramente que el cambio climático y la acción del hombre no es una cosa en la que se pueda creer o no, es una evidencia científica y hasta la UE ha declarado la emergencia climática. En la de ABC, nos muestran las evidencias del cambio climático y el impacto en la población, como la cifra de 10.000 muertes al año en España por culpa de la contaminación. Además, se dice que ya es la cuarta causa de muerte en el mundo con 7 millones de muertes al año.

Por lo tanto, con las evidencias que tenemos en las narices, toca cambiar nuestro día a día, nuestra costumbre y nuestra manera de entender el mundo. Pero claro, que el espejo para demostrar lo mal que estamos haciendo como sociedad, señalando claramente a los líderes políticos como responsables de la situación en la que nos encontramos, nos lo ponga una adolescente sueca, nos cabrea. Nos cabrea porqué aquello que teníamos establecido como normal y cómodo en nuestra vida, ahora nos dicen que lo debemos cambiar.

Lo mejor de todo es que, por muchos voceros que hayan intentando crucificar a Greta, el impacto sobre las futuras generaciones y el trabajo que se está haciendo para cambiar el mundo paso a paso, también es más que evidente y todo aquel que se siga girando a la ola, va acabar arroyado por el tsunami.

Yo, en mi otro blog, hice un post en febrero hablando de ella, del movimiento Fridays for future y una gran huelga estudiantil en contra del cambio climático y exigiendo el tratamiento de emergencia climática. A partir de ahí, como comentaba, el impacto de Greta se hace más que evidente.  

No han parado de crearse cuentas locales de Fridays for future, en los colegios se ha vuelto uno de los temas centrales, las manifestaciones cada vez son más multitudinarias, algunas empresas han cambiado envases gracias a esas presiones y se están cambiando muchas costumbres de compra. Os dejo un pantallazo de la página oficial del movimiento Fridays for future, donde se analiza como ha ido creciendo el impacto del movimiento.

Vídeos como este deja claro la clara influencia de este movimiento

Para acabar, os propongo una cosa, empezar a exigir responsabilidades a quien toca y no a una niña de 16 años. Por mucho que nos riamos de sus contradicciones, que claro que las tiene, seguirán aumentando el número de muertes en grandes ciudades o seguiremos cargándonos a un montón de especies mientras los alimentamos de plásticos.

Como puede ser que Frank Cuesta, Ana Rosa o Inda, no exijan lo mismo que le exigen a Greta, a las empresas contaminantes de este planeta y sus gestores, como podría ser Endesa y la compra de portadas para la cumbre del clima, la mala gestión que se hace de los residuos llenando Asia de nuestra basura, exigir a países como India, China o USA a tomar medidas reales para reducir su impacto o que las empresas grandes como Coca-cola se hagan responsables de sus residuos, promoviendo la reutilización de sus envases. Obviamente, porqué están untados y no les interesa, pero ¿la gente de a pie?

Es por eso por lo que exijo menos dedo y más luna. No voy a defender todo lo que haga o deje de hacer Greta, igual que no le voy a auditar cada paso que haga. Pero sí que me voy a mirar en el espejo que me pone en los morros. Tenemos que entender que no se puede comer toda la carne que comemos y con la disponibilidad que la tenemos. No tiene sentido que me encuentre espárragos de Perú en el supermercado de la esquina, cuando los iba a buscar al monte con mi abuela, con toda la huella ecológica que conlleva. Que haya vuelos de 9 minutos como el suspendido hace poco por Qatar Airways, que no paramos de saquear áfrica o que es insostenible seguir aumentando puertos y aeropuertos. Y, además, votaré en consecuencia, que las cosas no pasan de casualidad.

Un comentario sobre “Todos contra Greta: menos dedo y más luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .