2019 ha sido un año muy importante para mí donde, entre muchas cosas, he podido escribir mi primera novela corta: Ozaru, en busca de la libertad.

2019 siempre quedará guardadito en mi corazón y siempre me abordarán recuerdos imborrables conectados con todo lo relativo a publicar Ozaru, en busca de la libertad. Como podréis entender no es un año más, no todos los años escribo mi primer libro.

Por eso en el post de hoy, aprovechando que lo tengo presente y la gran cantidad de posts que fui escribiendo en Pello’s World, haremos un repaso de todo 2019 utilizando seis posts situados a lo largo del año para ir exponiendo todo lo que se me pasaba por la cabeza, tanto inquietudes como alegrías o futuros pasos. Sin más dilación, empecemos con el repaso.

La idea: (17 de enero)

Al principio de año os traía la idea del libro, un pequeño resumen de lo que tenía pensado que pasara en la novela. En ese momento me encontraba escribiendo el primer capítulo, mientras seguía llenando mis apuntes de esquemas, personajes y líneas temporales.  

Es curioso cómo evolucionan las ideas desde que germinan hasta que florecen. Ahora miro hacia atrás y recuerdo muchas de las fantasías que me hacía con esta idea, de hecho, me hace cierta gracia, como poco a poco ha ido dando forma y he tenido que renunciar a algunos detalles.

Título: (11 de febrero)

Cuando poco a poco la idea iba cogiendo forma y teniendo en cuenta que quería que el libro me representara, cada vez me cuadraba más hacer un guiño a la serie que marcó mi infancia, Dragon Ball. Ozaru, me cuadraba perfecto con una metáfora que está presente a lo largo del libro.

Por otro lado, yo iba informándome sobre diferentes editoriales, las condiciones que me ponían cada uno y empezando a enviar mails, preparar el primer capítulo por si me lo pedían y seguía aumentando toda la cantidad de apuntes para futuros capítulos.

Solanell, otro protagonista: (25 de abril)

En este punto, Libros.com ya confió en el proyecto, lo que ocasionó un chute de energía y optimismo para seguir con el trabajo. Además, como se comenta en el post, empecé a interesarme e informarme sobre el pueblo donde transcurre la novela. Nos acercamos con mi pareja, lo recorrimos de arriba a bajo y hasta nos encontramos con el único habitante del pueblo, que nos invitó a entrar a su casa y nos ofreció un montón de información sobre el pueblo, sus gentes e historias.

A partir de este punto, fuimos preparando poco a poco la campaña, pensando en todos los detalles y textos que llenarían la página de campaña.

Arranca la campaña: (2 de julio)

Sin duda, una época que recuerdo con mucho cariño y que se me podría resumir en una sola palabra: nervios. El primer día había nervios, pero las personas más cercanas los aplacaron con un inicio de campaña brutal, recibiendo un montón de apoyos y consiguiendo un porcentaje importante, pero solo acababa de empezar.

Un mes de mucha faena recordatorios e ir detrás de la gente. De preparar acciones para enganchar a la gente, de soñar que llegaba al objetivo y la decepción al despertar, de visitar a Libros.com aprovechando el viaje a Madrid y lo mucho que me sirvió la visita para recargas pilas y confianza. Sin duda, uno de los meses más intensos de mis 31 años de vida.  

Objetivo conseguido: (29 de julio)

Tras todo ese mes de trabajo duro, de ir arriba y abajo, hablando con casi toda persona que conocía, logramos conseguir los 3700 € para que Ozaru, en busca de la libertad, fuera una realidad. Aunque bien es cierto que algunas personas fallaron respecto a la expectativas creadas y supuestos que había visualizado, pero realmente fueron muchas más las personas que sorprendieron para bien y que hicieron posible lograr el objetivo.

A partir de ahí, tocaba asimilar lo conseguido, celebrar, pero a la vez saber que se nos giraba mucha faena en todo lo que quedaba de año.

Libro escrito y proceso editorial: (2 de setiembre)

Y para acabar, una de las experiencias más enriquecedoras de toda mi vida. Mira que llevo tiempo escribiendo posts, pero nada tiene que ver con ponerte a escribir un libro. Ya no solo por largo, que también, sino por venir de dónde venía, saber que hay un público de más de 100 personas que están a la espera y con el que toca estar a la altura.

Ha sido una aventura brutal de investigación, de tener claras las ideas y las conexiones entre ellas, no dejarse ningún concepto o reflexión recogida en los apuntes y saberlas encajar en la trama del libro. Escribir, revisar, releer y volver a revisar. Un trabajo que me dejó sin vacaciones de verano, pero que me ha regalado una experiencia que no se puede equiparar con ninguna otra.

Y hasta aquí un breve resumen de este 2019, eso sí, centrado en lo que más focos se ha llevado: Ozaru, en busca de la libertad. Os invito a recorrer el año con estos seis posts de Pello’s World. Podréis ver la evolución del proyecto, como al principio solo había una idea y como ahora nos encontramos maquetando en pleno proceso de edición. Un 2019 que, de manera clara, no será un año más.

Un comentario sobre “2019, cuando escribí mi primer libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .